dimecres, 5 d’octubre de 2011

El misterio del ojo de Anubis



      En la bella ciudad de París, el museo del Louvre abría sus puertas . Eran las ocho de la mañana de un día como otro cualquiera, cuando de repente, un vigilante se dio cuenta de que habían robado el ojo de Anubis ,que estaba en la exposición de las momias del Cairo. La  profecía decía que quien encontrara el cetro y tuviese en su poder el ojo de Anubis se le concedería lo que quisiera .
      Los detectives Javier y Mila eficaces y discretos recibieron una llamada del director del Louvre comunicándoles el robo.   
     Inmediatamente antes de que se enteraran los medios fueron a investigar la escena del robo.
    Cuando llegaron se dieron cuenta de que el ladrón no había dejado ni una sola pista pero se fijaron en una serie de jeroglíficos egipcios que había dejado muy escondida debajo del expositor.
     Mila una experta en este tipo de escritura la tradujo sin dificultad y descifró que allí ponía “mirar en una alta torre” Javier exclamó - la torre Eiffel- . Mila respondió:-claro-.
Una vez en la torre Eiffel, subieron al ultimo piso donde había otro jeroglífico en el que ponía “ si queréis saber mas cosas de mi ,buscad a las gárgolas que os lo contaran “ esta vez Mila dijo la respuesta –Notre Dame es Notre Dame-.
    Paseando llegaron a Notre Dame ,Javier vio una nota de papel en la boca de una de las gárgolas ,con mucha valentía Javier se presto voluntario para coger el papel.
En el papel ponía “Si este misterio queréis averiguar bajo Paris debéis de buscar”.

    Miraron por todas las alcantarillas justo la ultima estaba bajo el Louvre ,Javier se apoyó en una de las pirámides de cristal , como unos quince cristales se abrieron y apareció una escalera. Su sorpresa fue mayúscula al ver que esa escalera llevaba a la famosa biblioteca escondida del Louvre ¡Era fantástico! Mila sacó  un libro sobre momias , cuando se abrió la estantería como una puerta, daba a una sala particular porque todos los libros eran de momias ,hasta había una estantería dedicada al ojo de Anubis. Miraron los libros dedicados al tema ,en uno había una pagina arrancada y al sacar de todos los libros se dieron cuenta de que había otro jeroglífico escrito en la estantería en el que ponía “gente de todo tipo escucha cantos preciosos”. Mila y Javier susurraron a la vez – la ópera de París. –
   Se representaba una obra sobre el ojo de Anubis en el Palacio de la ópera, en esos , aunque ellos no lo sabían allí se escondía el cetro de Anubis ,hecho de oro y piedras preciosas. Cuando llegaron acababa de empezar la obra la ópera ,Mila se dio cuenta de que el ojo de Anubis del decorado era el verdadero ,y que el actor era el malvado señor Jefferson, un ladrón británico de fama mundial, este se había infiltrado en la obra para robar el cetro ; Mila gritó- al ladrón es ese robo el ojo de Anubis y ahora quiere robar el cetro. Jefferson  salió pitando por la puerta de atrás , ellos lo persiguieron y al fin lo capturaron . Javier antes de entregarlo a la policía preguntó por la hoja del libro pero no obtuvo respuesta.
    Los detectives eficaces y discretos haciéndole caso a su olfato volvieron a la ópera  y encontraron en una caja repleta de papeles la hoja arrancada del libro del Louvre ,en ella ponía  que había una piedra que encajaba en el ojo de Anubis resolviendo el misterio de los poderes de la tierra ; también ponía que esta piedra se encontraba en el Cairo .Nuestros queridos detectives decidieron ir al Cairo a buscarla, pero eso ya es otra historia.   

                                                   Javier Bisbal Pérez