dijous, 6 d’octubre de 2011

Las piedras iris

  Erase una vez un niño llamado Max y sus amigos Víctor, Alex y Juan. Un día se fueron a pasear con la bici, Max se tropezó con una piedra de colorines y cayó al suelo como un saco de patatas. Max vio la piedra y la tiró con todas sus fuerzas montaña arriba, la piedra bajó rodando. 
  En el camino a casa ,Max volvió a tropezar con la misma piedra de colorines. Max cogió la piedra y la llevó a casa. En casa  limpió la piedra y vio que tenía los colores del arcoiris. Cuando llegó la noche la piedra brilló, le salieron manos, piernas, brazos, pies, ojos y boca y le dijo a Max: ” hola Max".
   Max se quedó boquiabierto y sin ninguna palabra. A la mañana siguiente  se lo contó a sus amigos, lo malo es que nadie menos Alex se lo creyó. A Alex le había pasado lo mismo pero con otra piedra. La noche siguiente las juntaron, se enamoraron y vivieron y fueron felices para siempre.

                                                                 Jorge Peiró