divendres, 10 de febrer de 2012

Espías al poder


      Lisa una niña Japonesa competía en Karate, era muy buena Karateca, pero también guardaba un secreto, era espía.
     Tenía un grupo de compañeros en la guarida del bosque, todas las tardes se metía en un pozo de un árbol de más de 200 años.
   Ahí estaban sus compañeros espías : M.L, F.L y J.B. Hacían un montón de misiones . Pero un día llegó la tragedia ¡ Habían robado la pieza más valiosa del museo Japonés la bola de cristal. Y su jefe MLX les dijo que vayan a hacer esa misión . Los niños fueron al museo e inspeccionaron todo.Pero el ladrón se ve que era muy listo y no dejó ni una huella. Luego fueron a la sala de estar y encontraron ¡ Un trozo de chicle! Para ellos eso ya era una pista, pero para nosotros no es ni un cuarto. Metieron el chicle en una pequeña cápsula, luego encontraron papel de plata pero pensaron que no les serviría para nada. Luego fueron a la guarida y inspeccionaron el trozo de chicle, ere marca Orbit y pensaron quién podría haber robado la bola.
-¡ Ya sé !- Dijo M.L-Puede que haya sido Fulanito .
J.B respondió :
-No, Fulanito no come chicle.
Los niños volvieron al museo porque pensaron que podrían haber más pistas.
Y si que las hubo, encontraron: Un trozo de pizza, Un papelito de caramelo,Un trozo de cable y un pelo de color marrón.
Los niños se quedaron pensativos.
Luego dijo J.B:
-¡ Ya lo tengo! Es Marina le encanta la pizza.
- No es imposible- Dijo F.L- Marina no come caramelos los odia porque se le pegan en los dientes.
Luego los 4 niños se quedaron pensativos otra vez.
Al segundo dijo Lisa :
-¡Claro! ¡ Es el guardia de seguridad del museo!Siempre esta mascando chicle, y a la hora de comer siempre se pide pizza, también tiene el pelo marrón y todas las tardes mastica un caramelo de melocotón muy crujiente, y siempre está jugando con un trozo de cable.
-¡Es verdad! -Dijeron todos a la vez.
- Aaaa ya entiendo porque ayer las cámaras de seguridad estaban apagadas y las luces estaban encendidas-dijo M.L.
Se dieron cuenta que todas las pistas apuntaban a él.
Al día siguiente los niños llamaron a la policía, el guardia de seguridad fue arrestado y la bola de cristal volvió a su hogar .
Por supuesto los niños tuvieron una recompensa , MLX su jefe les invitó a cenar a una pizzeria.

                                                                                                       Mina