dilluns, 6 de febrer de 2012

Pánico en Navajas




Todo empezó en Navajas. Mis padres, los amigos de mis padres, mi hermana y yo fuimos al Velo de la Novia (se llama así por sus cascadas) para bañarnos un rato. Me lo estaba pasando muy muy bien, jugué mucho a bucear con mi padre, vimos muchos peces (intenté cogerlos) bueno, y seguí buceando con mi padre pero a los 20 minutos  mi padre se cansó, como no me extrañaba que mi madre no jugase conmigo porque decía que el agua estaba muy fría, seguía charlando con sus amigos en una mesita en donde daba el sol, por eso ni le pregunté porque la respuesta sería un gran: ¡¡No!!
Llegó la hora de merendar pero cuando terminé de merendar mis padres seguían charlando y me aburría muchísimo. por eso empecé a jugar con Lorenzo.
Lorenzo es el  hijo de los amigos de mis padres, era un poco tímido. Nos fuimos a un sitio en donde corría mucho la corriente, nos metimos en el agua pero no se notaba la corriente y nos empezó a arrastrar la corriente fuertemente. Lorenzo se agarró de una roca y pudo salir pero yo me estaba medio ahogando del pánico y no pude escapar, luego para empeorar las cosas recordé que si me llevaba la corriente iba a acabar en la cascada y me caería.
Intenté nadar para atrás para no cansarme mucho e intentar escapar, pero la corriente era muy fuerte.
Entonces la única solución fue gritar como una loca, grité con la esperanza de que alguien me escuchase, grité tan fuerte que Olivier, el padre de Lorenzo, se zambulló en el agua y me rescató.
En esos momentos estaba empapada, llorando y me daba la sensación que mi corazón se me salía del susto. Me dieron un zumo y me tranquilicé.
Mis padres estaban más asustados que yo, nos fuimos a casa en el coche con el corazón en la mano.
                                            

                                                                                                                      Lucía